Buscar

La práctica de YAMA durante el embarazo

Para quienes no estén habituados al lenguaje yóguico, #yama refiere a determinadas regulaciones que deben ser practicadas tanto en pensamiento como también en palabra y acción. Aquí una observación acerca de estos cinco preceptos en relación al #embarazo y #maternidad:

🕯️ #AHIMSA (No violencia) En el caso de las mujeres embarazadas, aceptar el nuevo estado físico y regular los hábitos para no hacer cosas que puedan perjudicarla a ella o a su #bebé. Ausencia de agresividad física, mental y espiritual como una forma de cuidarse y cuidar a su hija/o. 🕯️ #SATYA (Verdad, autenticidad) Debe saber comunicar lo que necesita y esto sólo es posible si está plenamente conectada con su #Ser más auténtico. Esto le permitirá ser sincera consigo misma y con los demás, conociéndose mejor y sabiendo qué es lo mejor para ella y su bebé en cada momento.

🕯️ #BRAHMACHARYA (Autocontrol) Evitar los excesos, maximizar el uso de su #energía para fines constructivos. En el caso de las #gestantes, tiene que ver con dosificar la energía y concentrarse en sus prioridades. En el plano más terrenal, evitar el famoso y errado cliché de “comer por dos”.

🕯️ #ASTEYA (Desapego, acción desinteresada) Es natural sentir apego por el bebé, por eso no se refiere a un #desapego en este sentido, sino más bien a no esperar resultados específicos en relación a determinadas prácticas que se realizan durante el embarazo. Cada mujer, cada gestación y cada#nacimiento es único. Compararse con otras sólo hará que se aleje de su forma única y original de actuar.

🕯️ #APARIGRAHA (Ausencia de codicia) Algunas mujeres, al quedar embarazadas, comienzan a tener el hábito compulsivo de acudir a todo tipo de eventos relacionados al embarazo, hacer caso de todos los consejos, acudir a todo tipo de herramientas y hacerse cargo de todo lo referido al bebé. Tratar de hacer todo lo “adecuado” o lo que “se supone que hay que hacer como embarazada”. Con paciencia y #aceptación logrará delegar algunas responsabilidades y conocerse mejor para saber qué sí necesita y qué no, qué cosas puede delegar y cuáles no. Así, no desperdiciará su energía y ni hará las cosas “porque sí”.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo